PAP: El examen que previene el cáncer de cuello uterino y otras enfermedades de Transmisión Sexual



De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer se estima que para este 2019 se diagnostiquen alrededor de 13,170 nuevos casos de cáncer invasivo del cuello uterino, y que de esta cifra, 4,250 mujeres morirán a causa del cáncer. Y pese a que está demostrado que la tasa de mortalidad de cáncer de cuello uterino disminuyó significativamente gracias a la prueba del Papanicolaou (PAP), sólo un 55,5% de las mujeres mayores de 15 años se realizaron el PAP en los últimos 3 años (datos de la última Encuesta CASEN).


Entonces, ¿en qué consiste este examen que te puede salvar la vida?


El examen de Papanicolaou, también llamado citología cervical, es una exploración complementaria en ginecología que se realiza para diagnosticar el cáncer cervicouterino. El objetivo de esta prueba consiste en encontrar los cambios de las células del cuello uterino que son precursoras del cáncer, antes de que empiecen a causar síntomas, lo que permite un tratamiento oportuno y más eficaz. 

Si es que se realiza el examen de manera regular, el cáncer cervicouterino es una enfermedad 90 % prevenible. Esta prueba deben realizársela todas las mujeres con vida sexual activa, como parte de su control ginecológico, idealmente una vez al año.


¿Cómo se realiza el examen?


Para realizarse este examen es importante agendar una cita con su ginecólogo, y de acuerdo a su historia clínica él/ella evaluará la necesidad de hacerlo.

Para su realización, el médico introducirá un espéculo dentro de la vagina para abrirla liger