El duelo: Un proceso que es parte de nuestras vidas



¿Sabías que el duelo es un proceso que no solo ocurre cuando perdemos a un ser querido?


El duelo es conocido como una reacción natural ante la pérdida de una persona, el cual nos ayuda a manejar la perdida. Lo vemos a través de nuestras emociones, las conductas de sufrimiento, aflicción, que incluyen componentes psicológicos, físicos, y sociales. Los síntomas pueden similar a una depresión, teniendo sentimientos de dolor, soledad, pena, entre otros.


Hoy en día el duelo no solo se le adjudica a la pérdida de una persona, sino que puede ser un proceso que ocurre frente a distintos tipos de pérdidas, tales como:

pérdida de la vida misma o de otros; pérdida del aspecto de sí mismo, como la autoestima; pérdida de objeto externo, como trabajo, o algo material significativo; pérdida emocional, como ruptura de pareja o amistad; y pérdida ligada al desarrollo, vista en el paso de las distintas etapas de la vida y edades.


Tal como se menciona anteriormente, el duelo es un proceso por el cual pasa la persona afectada o quienes lo rodean. Para este proceso se han establecido 5 fases, que no necesariamente ocurren en orden.


Las 5 fases son:

Negación: no aceptar el hecho.

Ira: reacción de rabia, resentimiento.

Pacto/negociación: forma de afrontar la culpa, a través de promesas y compromiso con la recuperación.

Depresión: sentimientos de vacío y dolor.

Aceptación: se reconoce la enfermedad o situación, no busca culpables.

Se adopta una actitud de responsabilidad de lucha y supervivencia.


¿Es necesario recurrir a la ayuda profesional?

El duelo normal, puede ser apoyado por un profesional si la persona lo requiere. Pero ¿Cuándo hablamos de un duelo anormal? ¿Cuándo debemos preocuparnos por síntomas intensos?


Los síntomas a las cuales hay que estar pendientes son:

  • Sentimientos intensos de culpa

  • Pensamientos suicidas (más allá del deseo de querer acompañar o reunirse con el fallecido)

  • Desesperación extrema

  • Depresión prolongadaIra incontrolada

  • Dificultades para continuar un funcionamiento cotidiano, como realizar tareas domésticas o cumplir con el trabajo.

  • Síntomas físicos, dolor.

En el caso que experimenten estos síntomas, es necesario el apoyo profesional, como una forma de guía para lograr llegar a la resolución del proceso. Para poder lograrlo es necesario realizar 4 tareas para restablecer el equilibrio y completar un proceso de duelo:

Aceptar la realidad de la pérdida.

Trabajar las emociones y dolor de la pérdida.

Adaptarse a un medio en que el fallecido o lo perdido, ya no está.

Adaptarse emocionalmente y reorganizar las emociones sobre lo perdido y continuar viviendo.

Si estás pasando por un proceso de duelo, te invito a que junto podamos trabajar desde los distintos aspectos que componen el proceso de un duelo.


Sofía Furman Escobar

Psicología

Centro Médico Biomer


Referencias:

Neimeyer, R. (2007). Aprender de la pérdida: una guía para afrontar el duelo. Paidos, Barcelona.

Worden, J. (2013). El tratamiento del duelo: asesoramiento psicológico y terapia. Paidos, Barcelona.

Meza, E., García, S., Torres, A., Castillo, L., Sauri, S., Martínez, B. (2008). El proceso del duelo: un mecanismo humano para el manejo de la pérdida emocional. Revista de especialidad médica quirúrgica, 1(13), México.

Pangrazzi, A. (1993). La pérdida de un ser querido: un viaje dentro de la vida. Paulinas, Madrid.

Kübler-Ross, E. (1969). On Death and Dying. Macmillan, New York.

0 vistas