Climaterio y Láser Vaginal

Desde los 35 años la mujer comienza una transición hormonal llamada climaterio que ocasiona diversos trastornos físicos y psíquicos que desembocarán en la menopausia cerca de los 50, un período que afecta la salud y calidad de vida de más de 2 millones de mujeres en Chile.


Los primeros cambios que nota una mujer en periodo de Climaterio se dan en los meses o años que rodean las últimas menstruaciones, durante la Perimenopausia. En este lapso pueden observarse irregularidades menstruales, sofocos, dolores de cabeza, cansancio, ansiedad, disminución del deseo sexual e incontinencia urinaria, entre otros.



Los sofocos son muy molestos y si se presentan durante la noche suelen generar alteraciones del sueño, por lo tanto la mujer nota cansancio e irritabilidad emocional en el día. La incontinencia urinaria suele presentarse con mayor frecuencia en esta etapa de la vida e incluso durante las relaciones sexuales, lo cual limita a la mujer en muchos aspectos de su cotidianidad. También es común que aumenten las consultas al profesional de Ginecología en esta etapa debido a la sequedad vaginal, un signo clínico consecuencia de la falta de estrógeno y que se relaciona en muchos casos con dolor al tener relaciones sexuales y por ende con la falta de deseo.


La respuesta sexual en algunas mujeres es un área afectada, ya sea por la sequedad vaginal, el dolor que deriva de ésta, la falta de deseo sexual, el cansancio, la ansiedad e incluso la depresión que puede generase durante esta etapa.



En enfoque para abordar estos malestares va a variar de acuerdo a las dificultades que se presenten, a los antecedentes personales de cada mujer y a las posibilidades terapéuticas pero es importante mantener una mirada sexológica que coexista con la ginecológica, puesto que se trata de un aspecto central para toda mujer y está directamente relacionado con su calidad de vida.


Es común que muchas pacientes consulten también porque sienten una disminución en el tono vaginal durante las relaciones sexuales, lo cual se debe a dos factores: por un lado el muscular y por el otro los cambios propios de la mucosa vaginal consecuentes al envejecimiento y a los antecedentes obstétricos, lo que genera una alteración en la respuesta sexual y dificultad en el orgasmo.



La aplicación de láser vaginal puede utilizarse como tratamiento en los casos ya mencionados. Cuando se trata del tono muscular, permite devolver el tono que la zona tenía antes, mejorar la calidad de la mucosa y la lubricación. De la misma manera, se puede aplicar para tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo, la cual es más frecuente en esta etapa de la vida.


Se realiza un mínimo de tres sesiones, una por mes y de manera ambulatoria. El tratamiento no genera dolor, no presenta complicaciones y tampoco interrumpe la rutina de la paciente.


Cabe recalcar que todos estos procedimientos, deben ser acompañados de un abordaje ginecológico y sexológico que varía en cada mujer y se amolda a sus necesidades.


Postparto

Otro motivo por el cual consultan las mujeres frecuentemente, es el dolor al tocar la zona genital o durante las relaciones sexuales postparto. Algunas notan que ciertas partes presentan más tensión y se lastiman al tener relaciones.


En otros casos, los puntos realizados en el parto se sueltan antes de completar la cicatrización y la vulva cambia su anatomía, generando dificultad para lograr orgasmos, malestar en algunas mujeres por la estética genital y cierre deficiente de la vulva que predispone a infecciones recurrentes. Estos aspectos se pueden abordar con láser, realizando en cada mujer una intervención a medida.



En los casos de sequedad y tono postparto, se puede aplicar láser de CO2 fraccionado. Este procedimiento nos permite estimular la formación de colágeno, mejorar la lubricación y estimular la reparación de los tejidos en la zona.


Todos estos procedimientos se pueden hacer a partir de los tres meses del parto o la cesárea. Esta nueva tecnología nos permite mejorar la calidad de vida de muchas mujeres que, incluso siendo jóvenes, notan que presentan dificultades en su sexualidad.

Dra. Sofía Femopase

Ginecóloga Biomer

40 vistas