Kinesiología y Ejercicios durante el Embarazo y Postparto.

 

Rol de la Kinesiología en el embarazo y postparto

 promater

Introducción

Es un hecho que durante el embarazo aumentan de manera importante las cifras de sedentarismo, las cuales ya son altas para la población general y para la mujer principalmente (91%). A su vez, la obesidad en las mujeres embarazadas alcanza el 30%.

Distintas instituciones internacionales, tales como el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), el Royal College of Obstetricians and Gynecologists (RCOG), el American College of Sports and Medicine (ACSM), y el Center for Disease Control and Prevention (CDC) señalan que el embarazo es la etapa propicia para iniciar o mantener una rutina de ejercicios, ya que los hábitos adoptados durante el embarazo podrían repercutir sobre la salud de la mujer por el resto de su vida. Así, al igual que para la población general, a las mujeres embarazadas se les recomienda la realización de 30 minutos o más de actividad física de moderada intensidad, la mayoría, o idealmente todos los días de la semana, siempre y cuando la mujer no tenga complicaciones médicas u obstétricas. De esta manera se busca obtener los beneficios en salud que otorga la actividad física, además de llevar un embarazo saludable y confortable. En esto, la kinesiología tiene un rol fundamental, acompañando y guiando a la mujer embarazada y en periodo postparto en la obtención de estos beneficios, y sobre todo en prevenir y/o tratar alteraciones tan comunes y molestas como son el dolor lumbopélvico, la incontinencia urinaria, el aumento excesivo de peso, entre otras. Lo cual se lleva a cabo a través de programas de actividad física y ejercicios específicos, adecuados a las necesidades de cada mujer.

Alteraciones más comunes durante el embarazo y postparto

 

  1. Dolor lumbar y/o pélvico (DLP)

 

Alrededor del 50% de las mujeres sufren de dolor lumbar (espalda baja), y un 25% de dolor pélvico, durante su embarazo. Algunos factores relacionados con la generación del dolor lumbopélvico (espalda baja y pelvis) son:

–         Aumento en el contenido de agua corporal durante el embarazo, que junto con el aumento en las concentraciones de ciertas hormonas (relaxina principalmente) producen un aumento en la laxitud articular, principalmente a nivel lumbar y de la pelvis.

–         Irritación de fibras nerviosas.

–         Cambios en la postura corporal: principalmente la hiperlordosis (aumento de la curvatura baja de la columna), ya que se genera un estrés en las articulaciones y ligamentos de la zona.

–         Desbalances en la musculatura abdominal, lumbar y de piso pélvico: producto de los cambios posturales habrá músculos debilitados y otros con mayor actividad, lo que lleva a contracturas y espasmos. Estos cambios alteran profundamente la función que tiene la zona abdominal y lumbar de estabilizar, aumentando el riesgo de dolor lumbo-pélvico.

El dolor lumbo-pélvico suele comenzar alrededor de la semana 18 de gestación, alcanzando su mayor intensidad entre la semana 24 y 36. En el periodo postparto se ha visto que los síntomas pueden permanecer hasta 6 meses en el 5 a 40% de los casos, y hasta 18 meses en el 7% de los casos.

 

Las actividades que se ven más afectadas producto de este dolor son:

 

–         Caminar de manera veloz o cubrir grandes distancias.

–         Levantarse desde el suelo.

–         Tener relaciones sexuales.

–         Conciliar el sueño.

 

Ante esto, la mujer embarazada suele adoptar el reposo, sin embargo no hay respaldo científico en que esta medida alivie los síntomas. Por el contrario, se ha visto que el reposo por más de 2 días prolonga la discapacidad.

Lo que se recomienda es el trabajo de la zona lumbopélvica, a través de ejercicios de estabilización. Lo que se busca con este entrenamiento, es que la mujer logre un adecuado control motor, para alcanzar una óptima estabilización de su zona abdominal, lumbar y pélvica.

Estos ejercicios de estabilización trabajan especialmente el músculo Transverso del Abdomen, principal estabilizador de esta zona. Este músculo trabaja en conjunto con el músculo Oblicuo Interno y la musculatura del piso pélvico. Al mismo tiempo, esta musculatura juega un papel importante en la continencia (de orina y heces) y el parto.

Al entrenar y controlar esta musculatura, el tratamiento no apunta sólo a los síntomas, sino que se apunta a resolver la causa de la alteración.

Según la evidencia científica, el entrenamiento de la musculatura pélvica y lumbar, al contribuir con la estabilidad necesaria en esta región, tendrá los siguientes beneficios:

–         Reducción significativa del dolor.

–         Aumento de la capacidad funcional (capacidad de llevar a cabo las actividades del diario vivir).

–         Aumento en la calidad de vida de la mujer.

–         Vuelta más rápida a la postura y forma corporal previa al embarazo.

Finalmente, es importante mencionar que la clave del cuidado kinésico prenatal y postnatal es la prevención. Se debe buscar evitar que la mujer embarazada experimente dolores lumbares y otras alteraciones asociadas al embarazo, realizando estos ejercicios precozmente (a partir de la semana 13 de gestación), así la mujer logrará un adecuado control motor de la zona lumbopélvica y tendrá un menor riesgo de desarrollar patologías dolorosas como ésta. En algunas mujeres, sin embargo, las alteraciones en esta zona serán inevitables, por lo que habrá que prevenir su progresión y aumento de la sintomatología. Por lo que en ambos casos se estará mejorando la calidad de vida de la mujer durante su embarazo y periodo postparto.

 

  1. Incontinencia Urinaria (IU)

 

La incontinencia urinaria (IU), que se define como la pérdida involuntaria de orina a través de la uretra, está presente en el 67% de las mujeres durante su embarazo. El 45% de las mujeres experimenta la IU a los 7 años postparto y el 31% de aquellas que fueron continentes en el postparto tempranos se vuelven incontinentes.

La IU afecta severamente la calidad de vida de ellas, al ser un problema de orden social e higiénico.

Hay diferentes tipos de IU, pero la que más se asocia al embarazo es la IU de esfuerzo, que se define como “la pérdida de orina durante el ejercicio físico o esfuerzos como la tos o el estornudo”. Este tipo de IU es responsable del 49% de los casos. Se presenta principalmente durante el último trimestre de gestación, pudiendo prolongarse al período postparto. Hay un 34% de casos de IU de esfuerzo que pueden aparecer a los 3 meses de ocurrido el parto.

Existen múltiples factores de riesgo para el desarrollo de esta patología:

–         Obesidad.

–         Edad > 30 años.

–         Infecciones urinarias a repetición.

–         Historia de IU de esfuerzo en la madre.

–         Episiotomía (incisión quirúrgica en la zona del periné al momento del parto) o desgarros (lesión muscular) durante el parto.

–         Multiparidad (más de un hijo).

–         Trabajo de parto prolongado.

–         Parto instrumental o uso de fórceps.

–         Niños de gran peso al nacer.

–         Constipación.

–         Prolapso.

Sin embargo, el embarazo en sí mismo y el parto vaginal son considerados uno de los principales factores de riesgo, puesto que implican un importante traumatismo para el periné, pudiendo afectar diversas estructuras del piso pélvico.

Algunos de los cambios que ocurren con el embarazo y el parto, en relación a la continencia son:

 

–         Cambios significativos en la función del esfínter de la uretra (músculo alrededor de la uretra que con su contracción impide el escape de orina): incluso antes del parto ya se evidencia una menor función de este músculo, el cual empeora después del parto.

–         Disminución de la fuerza de la musculatura de piso pélvico en relación al número de hijos: Se ha señalado que con el primer hijo la fuerza de esta musculatura disminuye entre un 22 y 35%.

Es por esto que el entrenamiento de la musculatura del piso pélvico ha sido comúnmente recomendado durante el embarazo y el período postparto, tanto para la prevención, como para el tratamiento de la IU. El objetivo de este entrenamiento es lograr una mayor fuerza, coordinación, velocidad y resistencia de esta musculatura.

Los beneficios de este entrenamiento son:

–         Se logran tasas de cura-mejoría del 97%

–         Acelerar el proceso de recuperación de la incontinencia urinaria y disminuirlo a 6 meses postparto, en vez de 12 meses.

–         Se logra un mejor control de esta musculatura a lo largo del embarazo y también durante la fase expulsiva del parto.

–         Disminuye la prevalencia de IU (porcentaje de la población que presenta la patología) en  embarazo tardío y el postparto temprano.

 

¿A quiénes se recomienda este entrenamiento de la musculatura de piso pélvico?

–         Mujeres embarazadas.

–         Mujeres con alto riesgo de desarrollar IU en el postnatal. Por ejemplo, mujeres que han sufrido lesiones en el periné durante el parto.

–         Mujeres que persisten con IU en el postparto.

 

Por último, cabe señalar que los mayores beneficios de estos ejercicios se obtienen bajo programas personalizados y es muy importante la adherencia por parte de la paciente.

  

Klga. Ximena Hodar C.; Klga. Daniela Maisto B.

www.promater.cl 

Fono: 9-9385715.

Comments

4 Responses to “Kinesiología y Ejercicios durante el Embarazo y Postparto.”
  1. Kinesiólogo Santiago dice:

    Muy buena información sobre la Kinesiología en el embarazo y post parto. Se agradece compartirla. Felicitaciones por el espacio.

    Saludos, Kinesiólogo Santiago. Chia.
    Grupo Kinesiólogos en Santiago

  2. Susana Huerta dice:

    Hola les saludo cordialmente y quisiera hacer algunas preguntas un poco complicadas por lo privadas que son para mi ,tengo 31 años y tres hijos el mayor de 14 años ya , tres partos normales que creo han dejado secuelas en mi vagina de forma interna y por lo que leí en esta pagina ustedes están implementando mejoras de este tipo , lo que quisiera saber puntualmente es cuan lejos esta este tipo de operación o cirujia de mi ,sobretodo el tema de financiamiento para no hacerme falsas esperanzas o por lo menos comenzar desde ya a reunir el dinero que necesite., ya yame para recervar una hora y solo el valor de la consulta me es por ahora inalcanzable , no me resulta fácil tocar este tema con nadie y les pido que lo traten con la mayor privacidad posible , de no ser algo que este a mi alcance económicamente ustedes podrían sugerirme algún lugar donde dirigirme , de ante mano muchas gracias !!

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. [...] una gran variedad de ejercicios que se pueden realizar durante esta etapa. Estos se pueden adaptar de forma conveniente para cada mujer. El programa de ejercicios debe incluir cinco actividades fundamentales, que se enumeran a [...]



Déjenos su comentario

Este espacio ha sido creado para todo tipo de comentarios, sugerencias o mensajes.
¿Te animas a escribir lo que piensas?